a

1956 - 2017
61° Años

Av. Luis María Drago 1155 - Tortuguitas - Bs As
Tel.: (02320) - 493100 / 493200 - Fax: (02320) - 491128

a

 
Los Dos Primos: una gran trayectoria al servicio de la construccion
Una empresa familiar fundada en 1956, ejemplo de confianza y servicio

Esta historia comienza en Italia, más precisamente en Ortona, lugar que lo vio nacer a Don Camerino. Allí, vivió con sus padres y hermanos. A los 16 años trabajaba con su familia y concurría a la feria, donde vendía frutas, vinos y oliva que producían en sus viñedos.
A los 18 años le toca concurrir al ejército. Al término del mismo, Italia no se encontraba en una buena situación; no había muchas posibilidades de progresar, entonces decide emprender otro camino en búsqueda de nuevas oportunidades. Es entonces cuando decide venir a Argentina, más precisamente a Buenos Aires donde vivían sus tíos Vicente y Amalia.
Lejos de sus seres queridos se radica en Buenos Aires y comienza a forjar su futuro. Se dedicó a las más diversas tareas hasta que su tío le consigue trabajo en una fábrica, en sólo dos semanas sintió que esa actividad no era para él, tenía muchas ganas de progresar y muchas ambiciones, y toma la decisión de cambiar.
Es entonces cuando conoce a algunas personas, quienes más tarde serían sus socios y amigos, con los que cumple el sueño de trabajar en forma independiente. Al poco tiempo construyen un horno de ladrillos. Eran ocho socios con necesidad de crecer y construir un futuro mejor. Llegaron a tener numerosos operarios y su principal cliente era un corralón que estaba ubicado a unos kilómetros de allí, justamente en la localidad de Tortuguitas.
Don Camerino iba siempre a cobrarles y como era muy buen observador, veía con detenimiento que la zona estaba en pleno crecimiento y que ese podría ser un buen lugar para iniciarse con un nuevo corralón. Tiempo después la sociedad que mantenía con sus amigos se disuelve y es cuando surge la idea de comprar dos lotes en Tortuguitas (lugar en el que actualmente funciona la empresa Los Dos Primos), desde entonces comienza la venta de materiales de construcción.
Al poco tiempo, llama a un primo que aún residía en Italia y lo convence de venir a la Argentina y conformar una sociedad. De allí surge el origen del nombre LOS DOS PRIMOS. Aunque los negocios funcionaban muy bien, los primos finalmente se separan, quedando Don Camerino solo con su señora Berta al frente del negocio. Fueron años de mucha lucha. Luego prosigue el crecimiento y Don Camerino cimienta sus conocimientos comerciales.

Los Dos Primos: Trayectoria de Trabajo y Eficiencia
Desde siempre el secreto fue la entrega puntual con camiones propios

En los primeros tiempos de la fundación de Los Dos Primos no había teléfonos, ni transportes. Las calles eran de tierra, solo se tenían ellos: Don Camerino y su Sra. Berta y muchas ganas de trabajar y alcanzar sus objetivos.
Poco a poco la ciudad comenzaba a poblarse en lo que sería el comienzo del gran crecimiento de Tortuguitas: casas de fin de semana, gente reconocida que elegía este lugar, artistas, médicos, arquitectos, periodistas y polistas. A partir de entonces Don Camerino cimienta sus conocimientos comerciales y descubre que el tener muchos conocidos podía darle prestigio a su negocio si lograba trabajar con todos ellos. Así lo hizo, y en poco tiempo pudo demostrar la buena atención y calidad de su servicio. Sucedió como lo programó y de a poco se fue convirtiendo en un negocio de gran envergadura.
Cuando llega el crecimiento en la época de los años 60 Los Dos Primos se transforman en grandes proveedores de materiales: el famoso castillo de don Alberto Duhau, a quien don Camerino conoció personalmente, la Fabrica Indiel en San Justo, Pradimar en Munro. Por entonces tener una obra de esas dimensiones era como tocar el cielo con las manos. En los años 80 se comienza a construir la ruta Panamericana, y desde entonces crece aún más la posibilidad de seguir extendiéndose. Don Camerino comienza a distribuir materiales para caballerizas, estancias, casa de fin de semana muchas de ellas en el Tortugas Country Club, el primer country del país, icono de la historia del polo donde se disputa su tan tradicional torneo.

Poco a poco, a medida que iba creciendo en edad, se suma a trabajar con don Camerino, su hijo Ángel, y aunque las cosas no eran fáciles, don Camerino ya no estaba solo, tenía a su lado un gran respaldo, además del de su esposa, encontrando en Ángel, además de un gran hijo, un gran compañero de tareas.
En los 90 prosigue el crecimiento del pueblo y del corralón; con la construcción de la renovada Autopista Panamericana se crean y consolidan una gran cantidad de shoppings, countries y barrios cerrados. Desde entonces Los Dos Primos comenzaron la renovación de toda su flota de camiones (chicos y grandes) incorporando hidrogrúas de gran porte, tractores, y otros vehículos para el abastecimiento de materiales. Cuentan con personal altamente calificado que les permiten entregar a grandes obras en tiempo y forma, y en todos los puntos del país.
Llegando incluso a ser proveedores de numerosos hoteles en toda la costa Atlántica, e infinidad de obras particulares en los distintos barrios cerrados, countries, y chacras en toda la Argentina. Siempre trabajando con ingenieros, arquitectos y profesionales de primer nivel tales como los estudios de Arq. M. A. de Céspedes y J. C. Castello; estudios arquitectos Enrique Junor, Federico Junor, Raúl Burrone, José Cantafio, Pablo Virasoro. Sebastián Virasoro, Luis Raimundo y Francisco Almasqué; M.M. de O. Horacio Etchepare y Cecilia Quiroga; las empresas constructoras Sercons S.A. , Alai S.A., Nodo S.A., Elvio Díaz, Ayr Marenco, Miguel F. Longo, Smith Molina y los constructores Domingo Andrada, Hnos. Denis, Ángel Cardozo, Miguel Chazarreta, el cementista Ramón Rodas y tantos otros. En la actualidad la Los Dos Primos cuenta con 20.000 m2, divididos en cuatro depósitos y 20 personas trabajando.

Los Dos Primos: un corralón de materiales de prolongada trayectoria
Una gran empresa con una flota propia de 12 camiones para la mejor atención de sus clientes

Desde 1956, Los Dos Primos es una sólida empresa familiar que tiene el mismo nombre y el mismo presidente de su Directorio. Cuando nació la empresa, Don Camerino Scarlatto, su fundador, puso en marcha un sistema de comercialización personalizado, al que por entonces se lo conocía como una empresa "atendida por sus dueños" pero lo más relevante es que aún hoy en día funciona de la misma manera, sólo que ahora además, su hijo Ángel le acompaña cada día.
El "secreto" del éxito fue el esfuerzo para cumplir con la palabra. Los clientes y profesionales que confiaron en la empresa recibieron siempre los materiales en el tiempo y en las condiciones previstas. Esta verdadera tradición de Los Dos Primos conocida ahora como "just in time": justo a tiempo se cumplió sin importar la distancia de la obra: desde un gran complejo a 1500 km de Buenos Aires, como el de Chilecito en La Rioja que les encargara el Estudio Virasoro S.A., o un gran apart hotel en Mar de las Pampas que les encomendara el Arq. José Cantafio, pasando por el Cinema Pilar Village que demandó entregar las 12.000 bolsas de cemento mensuales que requiriera la empresa Miguel Fiore Longo S.A. o un barrio de 100 viviendas en Colón Pcia .de Bs. Aires encomendado por la empresa Sercons SA a cargo del Ing. Sergio Polakievitz , y las remodelaciones de los hospitales municipales de Bella Vista Vista y San Migul a cargo los Arq. M. A .de Céspedes y J.C. Castelo, hasta las ampliaciones del Hotel Sheraton en el microcentro porteño, o grandes plantas industriales, todo ello sin descuidar ni por un instante la más sencilla de las viviendas, o las más lujosa de las residencias.
Para que su servicio resulte siempre eficaz, Los Dos Primos disponen de 20.000 m2 de depósitos donde se cuenta de inmediato con el stock necesario para satisfacer las necesidades de los clientes. Para la entrega de los Materiales, se dispone de una flota de 12 camiones propios con la variedad de vehículos necesaria para todo tipo de obras: desde la construcción típica en altura de los edificios de propiedad horizontal, hasta las plantas industriales, contando con tractores, remolques y modernas hidrogrúas que otorgan con eficiencia el transporte adecuado en el momento oportuno.
Si el secreto del éxito fue el cumplimiento, el corazón del negocio fue y será la amistad con los clientes, por el sencillo mostrador de Los Dos Primos pasaron ministros, presidentes, deportistas del Polo y de Futbol. y actores tan famosos como, -entre muchos- el inefable José "Pepitito" Marrone. Todos ellos fueron atendidos con sencillez, con calidez, con calidad, precio y servicio.

Como pasan los años…y pasaron otros 10 años!
Por Ángel Scarlatto

Pasaron 10 años de la hermosa fiesta de los 50 años y casi no nos dimos cuenta, fue todo tan rápido y tan inolvidable aquel momento.. y ahora –de pronto- ya estamos cumpliendo 60 años!
Quiero agradecer en estas líneas a todos nuestros clientes amigos proveedores, el habernos apoyado en todo y siempre, y permitirme hacer lo que me gusta y que ello me suceda con pasión y entusiasmo todas y cada una las mañanas de mi vida.
Quiero agradecer a Dios el haberme dado una familia maravillosa. Mis padres Camerino y Berta, quienes me enseñaron desde niño muchas cosas aparentemente pequeñas pero que se vuelven trascendentes cuando uno puede recordarlas, como cuando mi padre me dejaba en la fila del banco mientras él se iba a hablar con el gerente, o cuando me llevaba a las oficinas de la cementeras en la Capital y me sentaba sobre el mostrador haciendo que todos los empleados de Corcemar (hoy Holcim) me cuidaran y mimaran dándome dulces y galletas, ya mas grandecito yendo a cobrar a las empresas constructoras, para, siendo ya joven acompañar a los choferes a buscar arena al puerto, aprendiendo de ellos a manejar grandes camiones y finalmente como es en nuestro tiempo presente estar “detrás mostrador” conociendo profundamente las técnicas de todos los sectores de la empresa.

Siempre me ha parecido muy interesante y verdadera esta frase:
-Detrás de toda gran empresa hay un gran hombre y detrás de él.. una gran mujer.
Detrás de don Camerino, mi padre, siempre estuvo mi mamá Berta. Del mismo modo que detrás de mi, además de ellos, están mi hermana Ana, mi esposa, Vero y mi dulce hijo Toto. A todos ellos, los amo!